LOS TERMOS ELECTRICOS

¿Cómo funciona un termo eléctrico?

Los termos eléctricos son aparatos de uso doméstico, cubiertos con aislamiento térmico, cuya función es calentar el agua y mantenerla almacenada en un contenedor. El funcionamiento de los calentadores de agua eléctricos se dan gracias a que contiene una serie de partes esenciales como:

  • Resistencia eléctrica. 
  • Tanque interno (Calderín). 
  • Aislamiento.
  • Termostato.
  • Carcasa exterior o camisa.
  • Intercambiador de calor (serpentín).  

Algunas de sus ventajas frente al calentador de gas es que son más seguros, pueden ser instalados de manera muy sencilla, la disposición de agua es inmediata, funcionan con cualquier caudal, su mantenimiento es más económico y proporcionan agua a temperatura constante. 

Para que un termo eléctrico funcione, básicamente lo que necesita es estar enchufado a la corriente con toma de tierra y conectado a una red de agua. Procura programar tu termo eléctrico de manera que solo caliente agua cuando estés a punto de necesitarla, para que así puedas ahorrar un buen porcentaje de su consumo.  

El calentador eléctrico de agua al encenderse por medio de sus dos resistencias eléctricas, calentará el agua hasta la temperatura fijada por el termostato, cuando llegue a esta se apagará la resistencia y el agua quedará caliente y almacenada. A medida que va saliendo agua del termo, un tubo conectado proporcionará más agua que será calentada para usos posteriores.

Tipos de termos eléctricos

En el mercado existen multitud de tipos de termos que podemos clasificar en función de:

  • Tipo de resistencia, que puede ser blindada o envainada (punto anterior). En este caso, la elección de un termo u otro depende del tipo de agua de tu zona.
  • Tipo de instalación: vertical, horizontal o reversible. La elección dependerá del espacio del que dispongamos para el termo.
  • Capacidad. Los termos eléctricos tienen diferente capacidad o litraje en función del tamaño de su tanque. La elección de la capacidad depende de la cantidad de agua caliente que demandemos, lo cual a su vez depende del número de personas que vivan en la casa y de sus hábitos de consumo. En general, tenemos que considerar que una persona gasta de media unos 30 litros de agua, por lo que a partir de ahí se tratan de hacer el cálculo teniendo en cuenta este dato y nuestros hábitos.
  • Posibilidades de programación y control: este aspecto es el que está marcando el ritmo y tendencias actuales en el mercado. Cada vez son más comunes los termos con funcionamiento inteligente o control a través de Internet. Estas prestaciones son esenciales para incrementar la eficiencia energética del equipo y tener un mayor control sobre el consumo energético del hogar, por lo que es una inversión más recomendable si queremos ahorrar electricidad y disfrutar del mejor suministro de agua caliente.

Consumo de termos eléctricos

MODELES LOS TERMOS ELECTRICOS

JUNKERS

Mapa provincial de la dureza del agua

Fabricación de calentadores eléctricos